Comienzos...

31.3.19





Hello venteros! Hacía tiempo que no me sentaba relajadamente a escribir y contaros mis rollos, esos que tan frecuentemente soltaba al comienzo de mi vida en el mundo 2.0. Hoy estaba inspirada y de pronto me han entrado unas ganas repentinas de escribir y compartir con vosotros lo que siento, por llamarlo de alguna manera.

Os pongo en contexto, con esta vuelta mía al blog y al instagram después de bastante tiempo inactiva, me he puesto a revisar todos los blogs que seguía y las cuentas de instagram también, para hacer una limpieza y seguir con las que me siguen gustando, dejar de seguir a aquellas que han muerto (aunque es injusto porque pueden estar hibernadas como yo muchas veces...) o a aquellas que ya no me gustan, y para descubrir y seguir a nuevos miembros que vienen con mucha fuerza.

Todo esto me ha hecho meditar sobre la gran cantidad de contenido que hay, digamos, igual y lo difícil que es conseguir hacerte un hueco y "ser alguien" en él. Poco a poco tienes que ir encontrando tu sitio y salirte de lo normal para conseguir destacar y decirle a tus seguidores (pontenciales) qué tienen que seguirte porque tú puedes darle algo que otros no pueden. El problema está en qué ofrecemos.

Yo en los 5 años que llevo en el blog he intentado hacer cosas para hacerme ver, al poco tiempo empecé con un instagram con el que no estaba nada contenta pero que poco a poco he ido adaptando a mi estilo, aunque sigo sin tener claro que sea mi cuenta ideal. Tampoco sé si a la gente les gusta o si les gustaría ver otro tipo de contenido.

Lo mismo me pasa con el blog, vuelvo y me voy, me voy y vuelvo y así constantemente. Hubo un momento de mi vida en el que estaba muy contenta con lo que hacía, recibía muchas visitas, comentarios y mis entradas tenían mucha visibilidad. Llegué a tener un diseño que me encantaba. Sí estaba realmente contenta y orgullosa de lo que había conseguido.

Sin embargo hay circunstancias que te hacen cambiar, que hacen que priorices otras cosas o simplemente tus aficiones cambian y prefieres hacer otras cosas. O simplemente no te apetece hacer ciertas cosas. Desapareces en un tiempo, mucho tiempo diría yo, porque el aparecer una vez cada 4 meses sigue siendo desaparecer.

En esos casi 3 años que dejas de ser constante hay más gente como tú, gente que te seguía y decide desaparecer o se han cansado de esa intermitencia tuya. Gente que descubre el mundo literario 2.0 y llega a lugares en los que sus administradorxs tienen mucha actividad y se quedan ahí. Todo cambia rápido y la gente se olvida de ti.

Llega marzo del 2019, decides volver, sientes la necesidad por razones desconocidas de volver a refugiarte en la literatura y en ese lugar virtual al que tanto cariño tenías. Y de pronto... pum... nada es como lo recordabas o casi nada. 

Las personas que conocías y con las que mantenías algo de relación ya no están o has perdido el contacto tanto que te da cosa decir que has vuelto sin dar ningún tipo de explicación. Te tienes que poner a descubrir nuevas cosas y a actualizarte sobre lo que se lleva ahora. Tienes que tener muchas ganas, fuerzas y constancia para volver a nacer, porque eso es lo que hacer. Y al mismo tiempo eso es lo que no ha cambiado, las ganas de escribir, de leer y de sentarme delante de una pantalla y sentir a los que me leen más cerca que nunca.

A veces volver a empezar tiene muchos puntos positivos y es que no aprecias lo que tienes hasta que dejas de tenerlo. Estos días que he estado más activa me he preocupado al ver que lo que publicaba no tenía tanta visibilidad como lo último que publiqué antes de irme pero al mismo tiempo he sentido el apoyo y el calor de gente que me está dando la bienvenida con los brazos abiertos y que me apoyan y al mismo tiempo alaban lo que hago.

Quizás este post de Mis charlitas os ha cansado o no era lo que esperábais leer, ni yo sé que era lo que quería decir (aún no sé como titular la entrada). Tampoco ha sido con la intención de justificarme o dar pena. Quería hacer una reflexión sobre el paso del tiempo aquí, en voz alta. Una especie de carta a mi yo de 15 años, llena de ilusiones y soñando con ser alguien aquí. Así que perdón y gracias.

Nos vemos muy muy pronto... esta vez os prometo que es verdad 😝 Millones de besos, venteros.






¿Habéis sentido alguna vez así el paso del tiempo? ¿Qué opináis sobre lo que he dicho? ¿Qué tipo de entradas os gustaría ver?

Reseña: La vida es suero

29.3.19

* Título: La vida es suero
* Autor: Enfermera saturada
* Editorial: Plaza & Janés editores
* Páginas: 128
* Formato de lectura: Tapa blanda
Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche, es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas, no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas y alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro. Bienvenido al mundo de Enfermera Saturada. Un mundo donde el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre muy fino, y donde el día a día del hospital siempre supera a la ficción. Os lo juro por Florence Nightingale. Enfermera Saturada se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Sus turnos empiezan en planta, baja a uci, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro, la actualidad de su hospital, de cualquier hospital de España.
Holaa venteros, ya estoy aquí de nuevo!!! Hoy traigo una reseña un poco diferente y digamos algo selectiva... No sé si sabéis (aunque creo que no lo he dicho aún) que estoy estudiando Enfermería y que por cierto me encanta 💗 Así que seguro que ahora tiene para vosotros más sentido la reseña de este libro.

En este libro Enfermera Saturada nos cuenta a través de Saturnina Gallardo la vida de una enfermera de hospital, llena de humor enfermero. A veces, personas ajenas al "mundo enfermeril" lo pueden tomar a mal o tratar de humor negro, ya que por ejemplo se "burla" constantemente de las personas que llaman al timbre como si de una emergencia se tratara por haber una burbuja en el suero.

Sin duda al leer descubres el día a día y el lado oculto, por llamarlo así, de las enfermeras españolas y en general sobre la sanidad y los pacientes que se encuentran ingresados, o de los que no, como esa amiga o vecina que te pregunta dudas sobre su salud constantemente, porque sabe que eres enfermera o que está estudiando Enfermería.

Aunque no seáis enfermeros (graduados o en potencia, como yo)  podéis leer el libro que seguro que os divierte, hace menos de un mes estuve en una conferencia del autor del libro (sí, Enfermera Saturada se llama en realidad Héctor) y pude traerme firmado el libro 😍 Bueno a lo que iba, estando en la cola esperando a que me firmara había una chica delante que dijo que ella no era enfermera ni estudiante (era fisioterapeuta en potencia) pero que había escuchado hablar del libro y le había encantado leerlo.

Y poco más tengo que decir del libro, me ha quedado muy corta pero tampoco quiero cansaros hablando de mi futura profesión que como arranque no hay quien me frene, porque con perdón del resto de profesiones (muy importantes todas) la Enfermería es la profesión más bonita del mundo 💗
¿Qué estudiais vosotros? ¿Alguna enfermera por aquí?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...